Saltear al contenido principal

Como mejorar la rentabilidad de un hotel en verano

Llegada la temporada de verano, es el momento en el que a muchos destinos y empresas turísticas se les presenta la temporada más alta del año y por lo tanto la época en la que aumentan muy considerablemente sus ingresos. De hecho, muchos hoteles se juegan el año en poco más de dos meses por lo que aprovechar al máximo Julio y Agosto se convierte en algo de vital importancia para lo que popularmente llamamos “hacer el Agosto”.

Aunque parezca fácil vender habitaciones en verano en lugares de playa o montaña y relativamente lo sea, hay una diferencia abismal de hacerlo bien a hacerlo mal especialmente en términos de rentabilidad de un hotel. Para ello, es esencial sentar las bases y las políticas adecuadas con antelación en las que se marquen las políticas de precios para la temporada.

Como mejorar la rentabilidad de un hotel en verano- SocialTur

 

8 consejos para mejorar la rentabilidad de un hotel en verano

1. Anticipación

No esperes a última hora para anunciar que ya están disponibles los precios para el verano. Tener actualizados los precios y los cupos en todos los canales con una buena antelación es una buena práctica para no tener que optar por la venta de última hora, que suele conllevar una bajada de precios.

2. Análisis de la competencia

Debes meterte a mirar a que precios están vendiendo para esas mismas fechas tus principales competidores para en base a eso, fijar tus tarifas. No tienen que ser las mismas ya que cada uno tiene sus propias políticas de precios y sus elementos diferenciadores, pero está claro que es un factor determinante. También es conveniente ir mirando cuando se acerquen las fechas si aún tienen habitaciones o si están completos para hacerse una idea de como están los demás y como estamos nosotros en términos de ocupación.

3. Precios según demanda

Quitando casos excepcionales donde la demanda lo permita, no creo que sea una buena estrategia poner los mismos precios para toda la temporada de verano.Por ejemplo, Junio no es lo mismo que Julio o Agosto, hay que buscar ir poniendo los precios más altos a medida que se prevé una mayor demanda. En mi opinión, más vale empezar en la temporada más alta con unos precios más altos y luego un mes antes si no están funcionando bajarlos un poco, que poner precios muy bajos para asegurarse de poner el cartel de completo con mucha antelación y sacar una rentabilidad de tu hotel muy inferior a la que se podría haber sacado. Eso sí, si no se está vendiendo hay que reaccionar a tiempo, no 3 días antes. Bien es verdad que cada propietario tiene unas necesidades y unas pretensiones, por lo que estos consejos no tienen porque ser válidos para todos los casos.

Actualmente, con el boom de la venta online, el modelo de precios fijos es un modelo cada vez más en desuso. Para hoteles más pequeños que no tengan una figura de revenue manager en su hotel, aunque no se llegue al nivel de variabilidad de precios de estos grandes hoteles y cadenas, es conveniente aprender a hacer los cambios cuando sea necesario. Estoy convencido de que invertir en formación o formarse por cuenta propia en este aspecto, puede tener una influencia muy alta en la rentabilidad de un hotel.

4. Uniformidad en los precios

Con esto me refiero a que se mantenga en todos los canales de venta un criterio común en materia de precios, al menos cuando las condiciones sean las mismas. Si por ejemplo se venden paquetes sujetos a estancias mínimas o a políticas especiales de cancelación se entiende perfectamente que haya promociones, pero en las mismas condiciones vender a precios muy dispares en distintos canales puede ser contraproducente, incluso si lo haces a través de la venta directa donde te ahorres las comisiones.

5.Estancias mínimas

En ciertas fechas es muy peligroso vender noches sueltas porque aunque la mayoría de la gente vaya varias noches, se puede dar el caso de que se queden días concretos con huecos que luego sean muy difíciles de rellenar. Si se establecen en las temporadas más altas unas políticas adecuadas de estancias mínimas será más fácil cuadrar las habitaciones y aumentar así el porcentaje de ocupación.

6. Facilidades y beneficios para las familias

En hoteles donde sea posible, facilitarle las cosas a las familias puede ser muy beneficioso. Son los que más viajan en la temporada de verano y normalmente el presupuesto y el gasto medio suele ser bastante alto, por lo que captar este tipo de cliente durante la temporada de verano siempre va a ser interesante y beneficioso para la rentabilidad de un hotel.

7. Venta de servicios propios

Al haber muchos clientes, es el momento idóneo para sacar dinero extra con los servicios del hotel, ya sea restaurante, spa, excursiones… Hacer promociones o anunciar estos servicios en las zonas más visibles puede ayudar mucho a conseguir que el cliente aumente su gasto en el hotel.

8. Cuidado con la reputación online

Estas fechas destacan por la acumulación de clientes y por lo tanto por una gran cantidad de trabajo para el personal del establecimiento, lo cuál genera en ocasiones un trato menos personalizado por falta de tiempo. Es típico que en verano empeore la reputación online por este factor que supone una menor atención a cada uno de los cliente que en el resto del año. Las expectativas del cliente aumentan cuando se suben los precios considerablemente, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de cumplir con las mismas.

Mucho cuidado con esto porque luego volver a recuperar la nota media es muy complicado y puede hacer mucho daño a la empresa.
Espero que estos consejos os puedan ayudar en vuestra estrategia de conseguir tener un verano redondo donde la rentabilidad del hotel y la ocupación se vean beneficiadas 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba